Que, la Constitución Política del Estado señala en su artículo 345 que: «Es deber del Estado y de la población conservar, proteger y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales y la biodiversidad, así como mantener el equilibrio del medio ambiente».

Que, la Ley Nº 1333, Ley de Medio Ambiente, en su artículo 54 establece que el Estado debe promover y apoyar el manejo de la fauna y flora silvestre, en base a información técnica, científica y económica, con el objeto de hacer un uso sostenible de las especies autorizadas para su aprovechamiento.

Que, el numeral 5., del artículo 16 de la Ley Nº 300, Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien, determina como aspecto para garantizar el
sostenimiento de las capacidades de regeneración de la Madre Tierra que la gestión, uso y aprovechamiento de los componentes renovables de la Madre Tierra, debe garantizar que la velocidad de reposición de dichos componentes sea igual o mayor a su velocidad de agotamiento.

Que, la Ley Nº 1255 de 5 de julio de 1991, elevó a rango de Ley el Decreto Ley Nº 16464 de 17 de mayo de 1979, que ratifica la Convención sobre el Comercio internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres – CITES de 24 de diciembre de 1974.