Las Tierras Bajas Orientales de Bolivia, constituyen el 64% de la extensión total de Bolivia (Navarro y Ferreira 2007), es decir, prácticamente las dos terceras partes del país. En conjunto, cubren una superficie muy extensa, de 703 040 km 2 , que es superior por ejemplo a la extensión total de países como Francia o España.

La zona oriental de Bolivia se halla situada al pie de los Andes, en promedio por debajo de los 500 m de altitud, y se halla conformada en su mayor parte, por las extensas llanuras aluviales de la Cuenca Amazónica (subcuencas de los ríos Acre, Madre de Dios, Beni y Mamoré); con excepción de las llanuras aluviales chaqueñas meridionales que pertenecen hidrográficamente a la Cuenca del Plata (subcuenca del Pilcomayo). En todas estas llanuras, los depósitos geológicos dejados por los ríos desde finales del terciario son fundamentalmente arcillas, limos y arenas.