En más del 90% de los eventos, las quemas e incendios forestales en Bolivia, son de origen antrópico y están asociados al uso del fuego en las prácticas agrícolas y pecuarias, que generalmente suelen ser prácticas para la habilitación de tierras forestales u otros usos agropecuarios.

Un incendio forestal generalmente es ocasionado por un mal uso del fuego en las actividades agropecuarias o por descuido de la sociedad en general. El problema de los incendios en áreas de cobertura de bosques es una preocupación que tiene incidencia a nivel mundial, generan pérdidas de los recursos naturales (ecosistemas y biodiversidad) y contaminan el medio ambiente, ocasionando destrucción y pérdidas irreversibles de importantes funciones ambientales. Una de las consecuencias principales es la erosión de suelos a causa de las altas temperaturas, a la que se suman los periodos de lluvia que provocan pérdida de nutrientes del mismo suelo.